Blogia

lapaginadepablo - La columna

Vago

Soy un vago. No hay que buscar otra explicación. Con lo bien que iba este curso el blog... y me despisto un poco y pasa un mes y medio y yo sin actualizar. No sólo hemos cambiado de año, y este blog ha cumplido 4 años (¡4 años ya!), sino que han pasado muchas cosas, entre ellas la mayor nevada que he visto en mi vida y que nos dejó aislados en Guadalajara durante un par de horas. Pero bueno, he decidido que ya está bien, y que hay tiempo para todo, así que he vuelto (para lo bueno y para lo malo).

Ah, y como no lo hice en su día, os felicito el nuevo año 2009 como buen matemático que soy.

Feliz 2009

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¡Está nevando!

Ahora ya se ha convertido en lluvia, pero por fin ¡ha nevado! ¡Yupi! Ya iba siendo hora, que pensé que nunca vería nieve en Guadalajara.

Nieve

Ah, el miércoles me voy de excursión otra vez, ahora a patinar sobre hielo con los pequeños. Le estoy cogiendo el gustillo a esto de ir de excursión (de ir y volver en el día, por supuesto). Eso sí, tendré cuidado para no caerme...

¡Esa Caja, esa Caja, eh, eh!

Por fin, ayer fui a mi primer concierto de La Caja De Pandora de la gira de este año. Un poco más y ya no los veo.

LCDP

Tuvimos que ir a Toledo, y aunque la acústica fue bastante lamentable, mereció la pena. ¡Lo que sea con tal de ver a uno de mis grupos favoritos!

Podéis ver su último videoclip aquí.

¡Prueba superada!

Ayer fui de excursión con los alumnos. Tras decirles muchas veces que con ellos no iba ni a la puerta, el año pasado descubrí que no se pasaba tan mal después de llevarlos a la Olimpiada Matemática (6 alumnos y yo) y al Conservatorio (30 alumnos y dos profesores). Así que cuando me enteré de que había una excursión al Palacio Real y al Senado, me apunté en seguida. Incluso tuve que "pelearme" con otro compañero para poder ir (gané limpiamente un "cara o cruz", incluso le dejé elegir, ¿verdad Pablo?). Además, los chicos eran de 1º de Bachillerato, que ya son mayorcitos, y conocía a bastantes de haberles dado el año pasado, y eran buenos. Así que suponía que no habría problemas, aunque tenía mis temores porque íbamos en tren y después en metro.

Senado
El Senado. La foto es de la web oficial

¿Y qué pasó? Que llegamos a Madrid a las 9:30 de la mañana, con el metro petado de gente. Uno por uno les dijimos: "son cuatro paradas, estamos en Atocha Renfe y hay que bajarse en Sol. Seguro que viene muy lleno, pero hay que entrar. Aunque parezca que está lleno, tenemos que entrar". Y efectivamente, venía bastante lleno. Como ya me suponía que alguno se iba a quedar sin entrar viendo su poca decisión, me quedé detrás para ir en el segundo turno con los despistados. Pero la otra profesora pensó lo mismo... así que los del primer turno se fueron solos. ¡Horror! Ay, ay, ay... Cogimos el siguiente, confiando en que hubiesen hecho el viaje correctamente, y allí estaban en el andén de Sol esperándonos. ¡Bien por ellos! Ya sabía yo que eran buenos chicos. De hecho, no tuvimos absolutamente ningún problema con ellos.

Fue una excursión estupenda, lo pasamos bien, me perdí mi peor día de clase... ¡Fantástico! Y para mí, ¡prueba superada! Ya puedo ir a más excursiones... de ir y volver en el día, claro.

Edtoy desfdiado

¡Ya estaba tardando! Yo que soy tan ansia que todo lo que hay por ahí lo cojo... De hecho, mis compis del insti ya estaban sorprendidos de mi buena salud, ya que algunos de ellos ya van por el segundo catarro. Pero como soy muy solidario, estoy agarrando uno gordo. Menos mal que no es de nariz, sólo de garganta y cabeza. Llevo todo el fin de semana sin salir de casa y de pastillas hasta arriba, y hoy parece que estoy algo mejor, aunque tengo sueñomil. Ayer me fui a la cama a las 21:30 y hoy voy por el mismo camino, así que dentro de un ratito... ¡a dormir!

Termómetro

Vuelta a la época yonil

Realmente nunca fui un verdadero yoni. Y ahora tampoco. No me pongo el pelocenicero, ni voy con ropa ajustada, ni nada de eso (sólo en ocasiones...). Resulta que en la Escuela de Idiomas me han elegido delegado de clase. ¡He vuelto a los 15 años, cuando fui delegado en 4º! Y encima con una diferencia considerable de votos. Si es que no se puede tener cara de bueno, que luego te pasan estas cosas.

Delegado

Agotamiento extremo

No sé qué me pasa, pero esta semana he estado agotado. Hoy (que es sábado) me he quedado en casita incubando un bonito catarro, así que igual era eso...

A lo que voy. Llevo dos semanas yendo a rehabilitación de la espalda, y en esta tercera me iban a poner un aparato diferente: me ponían una especie de bozal conectado a una máquina de tracción. Vamos, que me estiraban el cuello. Y todo eso con calor en la espalda y alrededor del cuello. Pues estaba yo tan calentito y tan relajado... que me quedé dormido el lunes, primer día. Y el martes. Y ayer. ¡Esto no es normal! Así que hoy me acostaré prontito para ver si me recupero del todo, porque esto no puede ser. Incluso la fisio se reía, y cuando me veía entrar me decía "¡hala, a dormir!". Y tenía razón.

Garfield durmiendo

Básicamente mal

Este año decidí que cambiaba mi Ariel de toda la vida por el nuevo Ariel básico (el del anuncio, el del paquete rojo).

Ariel básico

Todo genial, lo compro, me ahorro unos lerus... Y cuando toca poner la lavadora compruebo que ¡no lleva el vasito medidor! Meto el brazo hasta el codo en el paquete para ver si es que se había colado o algo, pero nada. Maldigo. Miro el paquete. Maldigo otra vez. Al fin encuentro un pequeño recuadro que dice "si necesita el vaso medidor o la arielita llame al 900xxxxxx". Así que me tocó llamar, y poner la lavadora a ojo volcando el paquete sobre la lavadora.

Y pasaron los días, y pasaron más, y pasaron muchos más... Y maldigo otra vez, porque el dichoso vasito ha tardado ¡un mes y medio! en llegar. Así que he puesto cinco lavadoras a ojo. Menos mal que no se me ha estropeado la ropa. Por tanto, si lo compráis, nota mental: guardad el vasito del paquete anterior.

¡He ganado!

Resulta que la revista Autofácil organizó un concurso, ¡y he ganado yo! ¿El premio? Disfrutar durante una semana de un Toyota Prius (sí, el híbrido).

El Prius
¡Anda! ¡Si no son todos de color plata!

Ya lo comentaré con detalle. De momento llevo un día con él, y por ciudad es una delicia. Ay, si no fuese tan grande... Por cierto, el aparcamiento automático da miedo.

Maldita jipi, Patch...

Tenía yo un alumno de 4º con sus deberes de inglés encima de la mesa, a medio hacer. Como idea tiene más bien poca, me pregunta: ¿Qué significa "wealthy"? Y yo todo convencido respondo automáticamente: Chojoso.

Grrr... Maldito vocabulario patchidiano...

Patch y el Tentáculo

La vida es limonada

Mis vacaciones de verano han estado genial, pero me he gastado una de pasta...

Viaje 1: A la Gran Bretaña
Estuve con mi padre en Exeter, Newquay y Londres (sí, Londres otra vez). El tiempo fue horroroso, y el viaje poco planificado para mi gusto, pero me compré un montón de cosas guays (la marca Primark es un gran descubrimiento), y volver a Londres siempre es un gustazo. A ver si para el verano que viene me busco un curso de inglés allí para aprender a hablar bien de una vez. Eso sí, me pensaré si vuelo otra vez con Easyjet, porque 6 horas de retraso me parece que ya está bien.

Kew Gardens
Foto totalmente gafapasta en los Kew Gardens

Viaje 2: A Horcajo De Santiago
Ahora estarás pensando: ¿qué se le ha perdido a este flipado en ese pueblo? La boda de Helio y Mari Carmen. Estuvo bien, y fue divertido que los de Mates nos juntásemos otra vez.

Boda de Helio y Mari Carmen

Viaje 3: A Alemania
Nuestro gran plan para el verano, y que salió genial (aunque antes de ir no dábamos un duro de que iba a ser así). Nos alquilamos un coche, que resultó ser un Laguna familiar, para recorrer la parte sur del país. Estuvimos en albergues chachis, en hoteles encantadores junto a ríos, en la casa de la abuela de Heidi, en dos balnearios espectaculares, en ciudades chulísimas, con gente encantadora... Ay, si fuésemos así los españolitos...

Heidelberg
Contemplando el castillo de Heidelberg

En resumen, que la vida es limonada (limo-limo-na-nadaaa).

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Vuelta a la rutina

Vuelta a la rutina, y vuelta al blog. Esta vez sí. He decidido dejar de perrear, hacer todas las llamadas telefónicas pendientes, quedar con todos con los que quedaría "algún día de estos"... Y es que me he dado cuenta de que me estoy haciendo mayor, que la vida se pasa, y que no quiero dejar nada sin hacer.

Así que aquí os va un resumen de mi vida durante el curso pasado, ya que pretendo empezar a actualizar cuanto antes:

En el insti: Me dieron una tutoría de 3º, que me absorbía todo el tiempo del mundo y un poco más. Y aunque al principio del curso quería estrangularlos, al final me los llevaría a mi casa (a casi todos). Cuatro sacaron un 10, y otros tres sacaron un 9. ¡Más majos! Y en el grupo de 4º, aprobaron 21 de 23, ¡no está mal! Por lo menos tengo la satisfacción de ver que mi trabajo sirve para algo.

En la EOI: Sí, me apunté a inglés. Pero como soy un cagao, no me presenté al examen de nivel, y como ya soy de LOGSE, entré directamente en 3º. Sin hacer nada en todo el año (haciendo los deberes 10 minutos antes de clase y esas cosas... anda que si me viesen los alumnos), aprobé con la gorra. Y con nota. Aunque aún dudo si la profesora se leyó mi redacción...

En el piso: Para compensar a mis gañanes, este año ha sido genial. ¡Ni un segundo de aburrimiento! Partidas de cartas, visitas turísticas, viajes a los centros comerciales, cenas, risas... ¡Ay, lo que les echo de menos! Y es que seguro que este año no será igual.

Y en el próximo os cuento las vacaciones, que tampoco han estado nada mal.

2008-10-01 - Compis de piso
Aquí, en nuestra cocina, poniéndonos finos

No tiene precio

Gasolina hasta La Cubierta de Leganés: 10€

Perderme un par de veces hasta llegar: 15 minutos (y algo de cabreo por las malas indicaciones de la web de La Cubierta)

Chocar la mano a Dani Martín (cantante de El Canto Del Loco), ambos en culos, y rodeados de casi 200 personas más también en culos: no tiene precio.

Photobucket
¡Qué bueno que estoy!

Ahora sí que sí

Tarta

Aprovechando que hoy el blog cumple 3 años (¡¡¡3 años ya!!!), lo retomo. No actualizaré a diario, pero prometo intentar hacerlo al menos una vez por semana. ¿Que por qué lo tengo tan abandonado? Eso os lo contaré en la próxima entrega, pero la ausencia de internet en casa este año tiene mucho que ver en ello.

Lo dicho, querido blog, que felicidades y que cumplas muchos más. 

Retomando (final)

Capítulo 6: ¡a Londres, pequeño!
El día 10 por fin llegaba el gran viaje: la vuelta a Londres. Ya estuve en 1993, pero no es lo mismo ir con tus padres que con tus amigos, ni ir con 13 años o con 26. Además, quería que mi primer viaje auto-chojado al extranjero fuese el retorno a una ciudad que recordaba con mucho cariño y que me había encantado. Y ahora en una segunda exploración no me ha defraudado en absoluto. ¡Yo me quiero quedar allí!
Pasamos seis días estupendos, en los que nos hizo un tiempo buenísimo salvo un día. Y lo que hicimos muy bien fue madrugar mucho, porque así llegábamos a los sitios antes que el resto de turistas.
Vimos un montón de cosas, nos gastamos choja a montón, quedamos con MJ, vimos turistas españoles desagradables reconocibles desde lejos (¡nena, nena, down!), descubrimos que Susana se pone fina (jajaja)... Un viaje inolvidable. Tanto, que Susana y Luz casi vuelven allí nada más aterrizar de vuelta en Madrid (y hasta aquí puedo leer. De todas formas, decir que los carteles de la T4 a veces son confusos).

Londres (Lago de los cisnes)
Bailando "El lago de los cisnes" en el lago de los cisnes

Londres (mega-oso)
Con el "osito" de peluche de Harrods

Londres (¡diversión!)
Turistas españoles... ya se sabe

Londres (Camden Town)
A punto de gastarnos chojamil en Camden Town

Londres (polo de piña)
¿Habíais visto alguna vez un polo de piña?

Londres (Picadilly)
Picadilly por la noche (para que veais que no todas las fotos fueron frikis)

Londres (Sherlock y Watson)
Los nuevos Sherlock Holmes y Dr. Watson

Londres (Kriptonita)
La kriptonita afecta a Supergirl

Londres (Tower Bridge)
El Tower Bridge

Londres (beefeater)
"Si les ha gustado, me llamo Paul. Si no les gustó, me llamo Alan"

Londres (Big Ben)
El Big Ben y el parlamento desde el crucero por el Támesis

Capítulo 7: busando piso.
Salieron las listas, ¡y me quedo otro añito en el insti! ¡Yupi! Lo malo es que muchos de mis amigos se marchan a otros centros, y me da mucha pena. Menos mal que no se van todos.
Así que, como ya había decidido, me iba a marchar de Azuqueca y me iba a vivir a Guadalajara, porque salir a la puerta y que los niños no te griten no tiene precio. Así que me vine, y tuve suerte, porque en un par de días encontré una habitación en un piso fantástico (algo caro, pero no se puede tener todo. Además, prefiero gastarme algo más de choja y vivir en un piso mejor que vivir en un hospital robado por ahorrarme 20 lerus al mes). Por supuesto, cuando queráis podéis venir a visitarme.

Y hasta aquí mi verano. Como veis, movidito. Pero ya he vuelto a la dura realidad; menos mal que los niños no empezaron hasta el día 18.

Retomando (continuación)

Capítulo 5: hasta siempre, carnet joven.
El día 4 nos despedimos para siempre. Uff...

Carnet joven
Cómo pasa el tiempo... (sí, el de la foto soy yo)

Retomando

¡He vuelto! Y, aunque no lo parezca, los comentarios amenazantes no han tenido nada que ver.
Pensaréis: ¿qué habrá hecho este tío con sus dos meses de vacaciones? Pues muchas cosas.

Capítulo 1: la mudanza.
Situación: final de curso. Estrés a tope: exámenes corregidos para ayer, notas puestas, evaluaciones, reuniones, memorias... Y mis gañanes que me dicen que van a hacer cena con sus amiguitas otra vez. Así que ya me cabreo y le digo a Gañán1 que estoy harto de no poder dormir, que vaya cara y esas cosas, y lo dejé acojonado en un sillón sin saber qué decir (y la fiesta a las 0:15 había acabado sin que tuviese que salir de la habitación a quejarme. Lástima que no lo hice antes).
Estaba yo aún con mis cabreos cuando tuvimos reunión de departamento en la que elegimos los grupos para el próximo curso. Aunque mi querida jefa no contó conmigo porque me dijo que no sabía quién iba a estar ahí el año que viene (lo cual es verdad, pero era al 99% que nos quedábamos uno de los dos provisionales). Y entre eso, que ya venía cabreado de casa, y que mi jefa venía cabreada de otra reunión, tuvimos una bronca descomunal en la que ambos nos dijimos de todo; sobre todo yo le dije cuatro verdades que le fastidiaron mucho, pero es lo que tiene haber vivido muchos años con un jefe de departamento, que me sé sus funciones de memoria. Al volver en septiembre apenas nos hemos saludado, pero supongo que las aguas volverán a su cauce poco a poco.
Y, al fin, llegaron las vacaciones. Pero entonces me tocaba hacer dos cosas: irme otra vez a casa de mis padres (¡horror!), y dejar el piso de Azuqueca. Me costó dos días enteros y muchos viajes al coche, pero conseguí meterlo todo aunque llevaba el coche hasta arriba de una forma muy poco segura y que no me gustaba mucho, pero no había otra. Ay, qué pena me dio dejar mi primer piso a pesar de todo... (por cierto, los gañanes se habían marchado ya el día anterior y ni siquiera se despidieron de mí).

Capítulo 2: de vuelta en Zamora.
No sabía muy bien cómo enfocar el verano, porque después de haber vivido todo un año en total independencia, volver a casa de tus padres es un paso atrás. Además, teniendo en cuenta que me tiraba de los pelos en cuanto estaba allí más de una semana en vacaciones, me temía lo peor. Menos mal que me planifiqué genial las vacaciones: una semana en Za, una por ahí, una en Za, una por ahí y así sucesivamente. Así que he ido a muchos sitios y me he gastado una de choja... mejor ni pensarlo, porque bien gastada está.

Capítulo 3: en Galicia.
Aquí, nada interesante. Me fui por voluntad propia al pueblo, ya que sólo íbamos a estar una semana, y para ir poco tiempo realmente me gusta, porque la zona está genial, es muy tranquila y todo está verde. Además, así se puede ver a la familia que sólo ves de año en año.

Capítulo 4: en Albacete-Alicante-Granada.
Le había prometido a Lopa una visita en Granada y a Pablo otra en Albacete. Además, María nos convenció para ir un fin de semana a Alicante. Y como todos esos sitios me pillan un poco lejos, pues decidí hacer todo en el mismo viaje.
Albacete es una ciudad con mucha vida pero que realmente no tiene nada. Aún así, me trae buenos recuerdos porque, aparte de haber vivido allí un año y medio, fue donde aprobé las oposiciones. ¡Como para no tener buenos recuerdos de esta ciudad! Así que fui un jueves, vi a Pablo, salimos por la tarde y el viernes nos marchamos los dos para Alicante, donde habíamos quedado con María y Dani.
Alicante es un sitio estupendo para el verano, porque tiene playa y mucho ambiente. ¿Qué hicimos? Ir a la playa y salir. Además nos invitaron a paella en una terraza estupenda. Y no me quemé como la otra vez (fui más listo y, aparte de llevar una crema mejor, llevé también una sombrilla). Y el domingo, directo a Granada.
Granada es una ciudad muy bonita (aunque hay otras que me gustan más, pero es recomendable), pero que te da mucha sensación de inseguridad. De hecho, por ciertas zonas incluso los vecinos han puesto pancartas en los balcones alertando a los turistas del peligro. Yo no tuve problemas, y me lo pasé muy bien, sobre todo porque tenía muchas ganas de ver a Lopa, al que hacía ya casi un año que no veía (en Granada también había estado una vez de pequeño. De hecho, me estoy dando cuenta de que este verano no he ido a ningún sitio nuevo, ¡habrá que arreglarlo!). Fui a la Alhambra (obviamente. Además, para los matemáticos es un sitio especial por las teselaciones allí presentes), y el resto de días Lopa me llevó a sitios guays, con buenos miradores, buenas tapas... Lo malo: la caló. El día más fresco hizo ¡42 grados! No he bebido tanto líquido en mi vida.
Y otra cosa que hice en Granada: perseguir coches camuflados. Era algo que tenía muchas ganas de hacer, porque ya conocéis mi frikismo con los coches y nunca había visto un modelo camuflado (es un modelo que prueban por diferentes sitios antes de sacarlo a la venta, y para que no se sepa cómo es lo tapan parcialmente). Entre otros, vi los nuevos Jaguar XF y Porsche Panamera. Y conocí a un forero encantador que me llevó a unos sitios estupendos especialmente para "ir de caza". Gracias, Fiorano. (Las fotos las podéis ver en Cochespias).

La Alhambra (1) La Alhambra (2)
Un par de fotos de la Alhambra

Teselación en la Alhambra Teselación en la Alhambra (2)
Teselaciones en la Alhambra

El resto de las vacaciones os las cuento en la próxima entrega, que si no me queda esto un poco largo, porque todavía voy por el 2 de agosto.

Bebidas veraniegas

Con la llegada del verano, las marcas de refrescos se apresuran a sacar nuevos sabores de sus bebidas más conocidas. ¿No había bastante con la Coca-Cola, la Fanta de naranja y la Fanta de limón? Parece ser que no. Y, como me gusta el riesgo, he probado algunas de estas nuevas bebidas.

Los de Fanta ya llevan un tiempo sacando cosillas así. Lo que me atreví a probar hace ya algún tiempo (pero durante este curso) fue la "Fanta Japón sabor sandía". Pensé que estaría buena, porque la sandía me gusta mucho. Pero mis pensamientos no siempre son acertados. Mal, mal, no estaba, pero bien tampoco; no me terminé la lata.

Fanta Japón sabor sandía

Y este año, los de Sprite y los de Schweppes se han apuntado al carro. Los primeros han sacado un nuevo Sprite con menos burbujas y mezclado con limón, y los segundos toda una nueva gama de bebidas llamada Schweppes Spirit.

El Sprite Duo pensé que me gustaría, porque el Sprite me gusta mucho. Pero mis pensamientos estaban equivocados (otra vez). ¡Sabe a aguachirri! Es como si coges un Aquarius de limón de 1 litro y lo mezclas con 5 litros de agua del grifo.

Sprite Duo

Y, por último, Schweppes Spirit. Hay 5 diferentes, aunque en el supermercado que hay al lado de mi casa sólo tienen tres: el naranja, el limón y el rosa desteñido. El rosa me dio miedo, además de que sólo lo tenían en botella grande. Y cuando vi sus ingredientes pensé: ¿por qué si mezclas naranja con pomelo sale rosa desteñido? Así que no me atreví, y cogí una lata de naranja y otra de limón (los modelos son: Naranja (color naranja), Limón (color pseudo-blanco, como cualquier refresco de limón), Mandarina y Kiwi (color verde), Naranja y Pomelo (color rosa desteñido) y Limón y Fresa (color rosa)).

Schweppes Spirit

Primero probé el de limón. La sorpresa fue que al echarlo en el vaso, resulta que tiene mucho más gas que el Schweppes normal (¿?). Y el gran momento: doy un sorbo... ¡y está bueno! Al fin.

Y al día siguiente tocaba el de naranja. Pensé que, si el de limón estaba bueno, el de naranja también. ¡Error! Sabe a Redoxon picante. ¡No fui capaz de acabármelo!

Total, que de todo lo nuevo, sólo os recomiendo el Schweppes Spirit de limón (con lo difícil que es escribir Schweppes y ya van no-sé-cuántas veces), aunque para gustos, los colores. Y yo pienso: ¿los de las marcas prueban las bebidas antes de sacarlas? ¿De verdad?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Se acabó el curso

The end

Como reza el dicho, "ya está tol pescao vendío". Porque hoy, 22 de junio, finalizaron las actividades lectivas (modo muy fisno de decir que se acabaron las clases y ahora las mamás y/o los papás tienen que aguantar a sus queridos retoños en casita), aunque hasta el próximo viernes no tengo vacaciones porque aún faltan las evaluaciones, la graduación, las notas y las cenas de fin de curso.

Aunque llevo unas semanas algo estresado y hasta las narices de niños, en el fondo me da penita que se acabe. ¡Es mi primer año, y son mis primeros niños! Y noto que muchos de verdad me quieren: se han despedido de mí individualmente, me han deseado buen verano... ¡Incluso una alumna se puso a llorar porque se acababa el curso! ¡Y era una de 4º!

Además, todavía no sé en qué centro estaré el próximo curso. Todo eso me ha hecho estar un poco raro esta semana, porque pienso que ya no estaré más con mis compañeros, y me da mucha pena irme de aquí porque tengo unos compis estupendos en su mayoría. ¿Qué van a hacer ellos sin mí y yo sin ellos?

Hacienda somos todos (pero este año yo me libro)

Es lo que tiene estar trabajando: más o menos en mayo, te toca hacer un resumen de la choja que tienes: la temida declaración de la renta.

Agencia Tributaria

Era mi primera vez, y por ello pedí cita para que me la hicieran allí en sus oficinas. Como ni tengo cuenta vivienda, ni vivienda propia, ni mayores a mi cargo, ni hijos, ni nadená, no tardaron ni 5 minutos en hacérmela. Eso sí, por increíble que parezca, ¡me sale a pagar! ¡22 leuros! Así que, como no he llegado al mínimo, no la he echado, que con esos 22 leuros me he ido a cortar el pelo y esta noche me pagaré la cena. Que ya me retienen bastante como para encima regalarles mi choja, ¡de eso nada!

P.D.: He puesto choja dos veces en el mismo texto (con esta, tres). Y además estoy distribuyendo el videoclip de "You touch my tra-la-la" por mis dominios. Patch, ¡estás conquistando el mundo sin que nos demos cuenta!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres